Erich Hartmann, durante la Segunda Guerra Mundial,
cuando combat铆a a las 贸rdenes de Hitler.

Erich Hartmann (1922-1993) es considerado todav铆a hoy el mejor piloto de caza de la historia y, por lo tanto, el m谩s letal y temido de todos los que participaron en la Segunda Guerra Mundial. Combati贸 a las 贸rdenes de Hitler siempre en el frente oriental y lleg贸 a ser conocido por sus adversarios como 芦el diablo negro禄.
Consigui贸 un r茅cord impresionante: derribar 352 aviones enemigos sin que 茅l fuera derribado jam谩s. Tan solo se vio obligado a estrellar su aparato contra el suelo en 14 ocasiones debido a fallos mec谩nicos o a los da帽os recibidos por los trozos de los aparatos que 茅l abat铆a.
El piloto nazi hab铆a aprendido a volar casi de ni帽o, instruido por su madre, una de las primeras mujeres piloto de Alemania. Los Hartmann, de hecho, ten铆an su propio planeador, que tuvieron que vender por la mala situaci贸n econ贸mica de la familia.
Cuando Hitler lleg贸 al poder en 1933, sin embargo, las clases de vuelo se pusieron de moda en Alemania y decidieron crear una escuela. Para el a帽o 1936, con solo 15 a帽os, el peque帽o Erich ya era instructor de planeadores.

Realiz贸 su primera misi贸n en el frente oriental en octubre de 1942, con 20 a帽os. Su primera victoria la obtuvo un mes despu茅s al derribar un caza Shturmovik Il-2 sovi茅tico.
En julio de 1943, durante la batalla de Kursk, abati贸 siete aviones en un solo d铆a. Termin贸 el a帽o con 159 victorias y, en 1944, ya acumulaba 172, lo que le vali贸 para ser condecorado personalmente por Hitler con la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro.

El 煤ltimo derribo. El avi贸n de Hartmann, el m铆tico Messerschmitt Bf 109, ten铆a marcas distintivas que lo hac铆an reconocible y temible ante los pilotos sovi茅ticos: el morro pintado de negro en forma de tulip谩n y un coraz贸n atravesado por una flecha en la que hab铆a escrito el nombre de su novia: 脷rsula. Y en el fuselaje llevaba pintado un n煤mero 1, para que no quedara duda de qui茅n era el l铆der de su escuadr贸n.
Al final de la guerra, en mayo de 1945, el piloto nazi desobedeci贸 la orden de volar al sector brit谩nico y abandonar a sus hombres para evitar que fuera capturado por los sovi茅ticos. Decidi贸 permanecer con su unidad y consigui贸 su 煤ltimo derribo, el n煤mero 352: un caza ruso Yakovlev Yak-9.
Solo ten铆a 24 a帽os, pero no le tembl贸 la mano al ordenar que se destruyeran en el suelo los 25 aparatos de su legendario escuadr贸n, el JG52, poniendo fin a la unidad m谩s exitosa de la historia de la aviaci贸n militar. Despu茅s se rindi贸 a los estadounidenses, que entregaron al prisionero a los rusos en aplicaci贸n de los acuerdos de Yalta.

Hartmann pas贸 diez a帽os en un gulag acusado por la URSS de "haber matado a 780 civiles en Bryansk, una ciudad a 380 kil贸metros de Mosc煤, y haber destruido esos m谩s de 350 aviones sovi茅ticos."
Tras ser liberado, se mud贸 a la Rep煤blica Federal Alemana para asumir el mando de la primera unidad de cazas a reacci贸n de la posguerra. Permaneci贸 en el cargo hasta 1970, a帽o en que decidi贸 abandonar la vida militar y dedicarse a la instrucci贸n hasta su muerte en 1993.
Pero antes de fallecer a los 71 a帽os, el antiguo piloto nazi accedi贸 a conceder una entrevista 鈥搑ecogida por la web 芦Migflug禄鈥 para hablar de todos los asuntos espinosos sobre su pasado al servicio de Hitler de los que hab铆a evitado hablar desde que acab贸 la Segunda Guerra Mundial. (Leer la entrevista)