ALA 78

El Ala 78 se encuentra estacionada en la Base Aérea de Armilla (Granada). Es en el año 1980 cuando comienza su etapa actual al crearse el Ala de Enseñanza número 78, asumiendo las misiones asignadas a la Escuela de Helicópteros del Ejército del Aire que estuvo basada en el Aeródromo Militar de Cuatro Vientos (Madrid) desde su fundación en 1960 hasta su traslado a Granada.

En la Escuela de Helicópteros, durante los veinte años de permanencia en Cuatro Vientos, cuna de la aviación española, y bajo el taurino lema de -Parar, Templar y Mandar- se formaron 866 pilotos VFR, 128 pilotos IFR y 521 mecánicos de helicópteros o molinillos, como eran denominados familiarmente en el ambiente aeronáutico.
El material de vuelo en servicio en aquellas fechas era el Z-2 (AC-12) Pepo, en el que se efectuaron unas 2.500 horas de vuelo y el Z-1 (Sikorsky S-55), que acumuló tan sólo unas 1.500 horas antes de ser dado de baja en el Ejército del Aire. Ambos fueron sustituidos por los Bell-47, UH-1H y Hughes 300 C.

El Ala 78 tuvo como material de dotación las avionetas Dornier-27 (U-9), empleadas para tareas de enlace y las avionetas Bucker 131 (E-3B) para enseñanza, además de los helicópteros ya citados.

En la actualidad, la Base Aérea de Armilla es la transformación conservadora del viejo aeródromo. Destaca su Plaza de Armas, bello patio enmarcado por un conjunto de edificios seudoárabes de la época antigua y cerrado por un moderno monumento a los que dieron su vida por España, rematado por una figura de un avión de papel en actitud ascendente, como queriendo simbolizar a un tiempo la fragilidad del vuelo y el estudio necesario para el mismo. Su orientación hacia el Norte parece señalar el camino de los que forjan aquí sus alas y se entregan al noble oficio de volar.
Próximo a este monumento, y en la calle principal de acceso a la Plaza de Armas, hay un sencillo monolito con la leyenda: Anatoly Grishchenko, piloto de helicópteros, héroe de Chernobil. Este piloto trabajó sin descanso, y expuesto a una radiación enorme, para sellar la vasija del reactor por medio de sucesivas descargas de hormigón. No cabe duda de que su sacrificio contribuyó a reducir las consecuencias de la catástrofe y es un ejemplo para todos los pilotos de helicópteros del mundo. Son también dignos de mención los monumentos a los helicópteros HE-7 (Bell 47) y HE-10 (Bell UH-1 H / AB-205).

En 1991 el Ejército del Aire adquirió los primeros ejemplares del Sikorsky S-76 y en julio del año 2000 se reciben las primeras unidades del EC-120 Colibrí.
El día 24 de febrero de 2005, se lleva a cabo la presentación oficial de la Patrulla ASPA a los medios de comunicación social locales y nacionales. A esta presentación quedan invitados los centros de educación de los pueblos colindantes a la Unidad: Armilla, Las Gabias y Alhendín. Como padrinos del acontecimiento se invita a personalidades del ámbito del deporte, concretamente: María José Rienda Contreras (Participante en la copa del mundo de esquí alpino) y Salvador Ballesta (jugador de fútbol del Atlético de Madrid).

La misión principal del Ala 78 es la formación de todos los pilotos de Helicóptero de las Fuerzas Armadas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Además, la Unidad colabora en ejercicios y actividades paracaidistas, así como en misiones de apoyo SAR (Servicio de Busqueda y Salvamento) y de protección civil.

Los cursos que se imparten en la Unidad son:
- Curso Básico de Helicópteros en el EC-120 Colibrí.
- Curso de Vuelo Instrumental en helicópteros Sikorsky S-76.
- Curso de Mecánicos de Mantenimiento de Helicópteros.

Por último, la Base de Armilla está considerada como fuerza prevista en el Plan de Operaciones de Búsqueda y Salvamento Aéreo.