ALA 23

El Ala 23 se encuentra estacionada en la Base Aérea de Talavera la Real (Badajoz). La Escuela de Reactores, hoy Ala 23, se creó el día 10 de diciembre de 1953, ubicándose en la denominada a partir de entonces Base Aérea de Talavera la Real, situada a unos 13 kilómetros de la ciudad de Badajoz, siendo su primer Jefe el entonces Teniente Coronel D. José Ramón Gavilán y Ponce de León.

La creación de la Escuela fue la respuesta a la necesidad de nuevas enseñanzas para la formación de los pilotos que compondrían las Unidades de Caza, dotadas hasta entonces de material convencional y que, a partir de 1953, pasaron a contar con modernos aviones a reacción.

El 24 de Marzo de 1954, toman tierra en la Base Aérea de Talavera los seis primeros aviones T-33A "Shooting Star" fabricado por Lockheed que, en virtud del primer acuerdo Hispano-Americano (1953), formarían parte de la flota de la Escuela de Reactores.

En el mes de octubre de 1958, y con objeto de conseguir una mayor capacitación del personal designado para efectuar los Cursos de Reactores, se dota a la Escuela con aviones F-86 "Sabre", realizándose, desde entonces y hasta junio de 1969, el curso en dos partes consecutivas: la primera en material T-33 y la segunda en material F-86 "Sabre".

El avión T-33 estuvo en servicio a la Escuela de Reactores hasta el día 3 de noviembre de 1969, siendo utilizado en 49 cursos de reactores y habiendo realizado 79.297 horas de vuelo.
El avión F-86 estuvo en servicio en la Escuela de Reactores hasta el mes de noviembre de 1970, tomando parte en 32 cursos de reactores y habiendo efectuado 27.029 horas de vuelo.

El 12 de noviembre de 1970 llegaron a Talavera los tres primeros F-5B (CE.9), aviones que desde 1971 hasta la actualidad constituyen la dotación de la Unidad. Los 28 aviones se repartirían a partes iguales en los Escuadrones 731 y 732.
El 16 de marzo de 1979 se celebraron los actos del 25 Aniversario de la Unidad, siendo presididos por S.M. el Rey, con gran participación de personas, unidades e instituciones. En el desfile aéreo participaron todos los aviones de caza del Ejército del Aire.

El 24 de marzo de 1987 la Escuela cambia su denominación por la de Ala 23 de Instrucción de Caza y Ataque, pasando los escuadrones a denominarse 231 y 232.

En el año 2003 se cumplieron los 50 años de la Base, pero un desgraciado accidente durante un ensayo del avión exhibidor hizo que se cancelaran los actos previstos para su celebración. No obstante, se editó el libro de Luis Soriano Guerry titulado "Base Aérea de Talavera la Real (Badajoz) 1953-2003", donde se puede encontrar información detallada de la historia de la Base Aérea.

En la Base Aérea de Talavera siguen volando los F-5 del Ala 23, que ya han sufrido tres procesos distintos y solapados de modernización, aunque ya sólo quedan en vuelo aviones biplaza, y continúa el flujo constante de oficiales del Ejército del Aire que año tras año adquieren en esta Base su especialidad fundamental.