Visita a San Javier

Obtenido el quórum necesario se montó asistir al festival que celebraba en San Javier el 30 Aniversario de la creación de la Patrulla Águila. Hay que decir que la estancia de público y tripulaciones extranjeras dificultó nuestro alojamiento y ocasionó que algunos "tardíos" se alojaran por su cuenta. (Así que en el futuro respetaremos a rajatabla las fechas tope para "apuntarse", y así evitar males mayores.)

Viernes día 16 de Octubre.- Salida a media mañana de Madrid, con parada, visita y almuerzo en Albacete. Alojamiento en Hotel 4* en San Pedro del Pinatar. Paseo y "picoteo" muy celebrados por la parroquia.

Sábado 17 .-Por la mañana, puertas abiertas en la Academia General del Aire y visita a la exposición estática del material participante en el festival. Una representación de la Junta cumplimentó al Sr Coronel, intercambiando recuerdos e invitaciones para ocupar un lugar preferente en la exhibición aérea.

    

    

Después de un aperitivo en Santiago de la Ribera, esperando transporte, fuimos a comer a Murcia (Se prefirió a Cartagena por la celebración de un pintoresco evento en el paseo del malecón. Se celebraba allí el 70 aniversario de fin de la II GM, con gran participación de veteranos de varios países. El "general Patton" (General G. Carretero del EA, con colt, cazadora y botas) nos dio un briefing de los actos y respondió todas las preguntas que suscitó el inesperado despliegue de efectivos y material. Tras un desfile supercuidado (vestuarios, material rodante, y ¡hasta la cabra de la legión!) se escenificó las batallas de Berlín y Las Ardenas, cuyos disparos de fogueo escuchamos, más que vimos, por la multitud presente y nuestra posición. Y llegamos más que tarde, pero satisfechos, a nuestro Hotel.

    

Domingo 18.- Provistos de nuestras identificación-invitación (que suponía asiento, refrescos y tapas) acudimos al Balneario del Casino de la Ciudad del Aire donde tuvimos sol, sombra y magnificas vistas para las fotos. Disfrutamos de lo lindo y al final de la magnífica exhibición (a destacar las 4 fabulosas patrullas, la formación rodeando al Airbus M, los lanzamientos del Apaga fuegos, la wing-walker, los supersónicos y acróbatas individuales etc.)

    

    

    

    

    

    

Después de la exhibición, tuvimos que comer a "tutta máquina" para no iniciar el regreso demasiado tarde. Pero hicimos honor al "caldero", la paella y otras fruslerías que nos ofreció el restaurante del Hotel.

En el viaje de vuelta tuvimos que descansar por actividad del conductor (En La Roda, "Casa Juanito" por aquello de la comisión de Castaño, coordinador-factotum del viaje. Es broma). De ahí que llegásemos a Madrid bien entrada la noche, noche lluviosa que nos confirmó la suerte que tuvimos en nuestro periplo, pues fue sólo en Levante donde se disfrutó del sol en los tres días.