Visita al Escuadrón de la Guardia Real

El objetivo de la visita a la Sala Histórica de la Guardia Real era disfrutar de su Museo. Está montado en el Cuartel del Pardo, muy próximo al Palacio que visitamos hace poco y del que dimos noticia en ésta página.

El tiempo acompañaba y la parroquia era numerosa (como suele ser habitual en las excursiones especiales de APAVE). Así que sin madrugar y dispuestos a una buena Comida de Hermandad llegamos a la hora concertada a las instalaciones.

Lo primero que nos sorprendió es la Sala de Oficiales de la Antigua Guardia Mora, muy parecida a la que vimos en nuestro viaje a Melilla cuando visitamos el Museo de Regulares.
El Comandante coordinador nos expuso el Programa del recorrido, el Sr Coronel Jefe nos dio su cordial bienvenida y nuestro Presidente le entregó la metopa de la Asociación.
A continuación, bajamos a un salón de actos donde vimos una presentación (Organización, Funciones, Instrucción, Despliegue etc...) y un video comprensivo de la Historia y actuaciones de la Unidad.

   

   

Después subimos a la Planta superior dirigidos por un experto guía y disfrutamos del Museo propiamente dicho que testimonia, con criterios muy modernos y cuidados, toda la Historia de la Guardia Real: Uniformes, armas, banderas, documentos, maquetas etc. etc. Aquí cabe decir que unos Montero de Espinosa, (de Espinosa de Ídem, además) fueron los primeros guardias armados junto a la habitación del Rey y los infantes, en 1504. A partir de ahí monarquía, Imperio, república… apenas variaron su uniformidad misiones y dotación (fueron espejo de la Guardia Civil en su creación) y tienen cumplida presencia en muy realistas maniquíes.

También hay representación extranjera que se inició, en intercambio, con la Reina de Inglaterra (unos 40 uniformes de gala de 27 países).
Las sucesivas salas conducen a una gran rampa que desciende hasta el amplísimo garaje de las Planta baja. A un lado, semiescondido, el Cristo de los Alabarderos que procesiona en la Semana Santa madrileña y perfectamente situados (hay que decir que una gran mayoría tienen asignadas misiones actualmente) los históricos vehículos del curiosísimo parque móvil, entre los que "por mor de la brevedad" cabe destacar el Mercedes regalado por Hitler a Franco, el Ford de campaña que usó el Generalísimo en 1938 (con su cama, baño y despacho), el soberbio Rolls, los coches y motos de representación y escolta.
Como curiosidad, una extraña berlina eléctrica y un bólido biplaza realizado con un Seat-600 en los talleres de la propia Guardia; en las paredes, los banderines, guiones y escudos pasan del centenar.
Para finalizar digamos que Patrimonio tiene depositados allí cantidad de regalos, enseñas y objetos de la Casa Real en multitud de vitrinas que piden alargar la visita.

   

   

   

Nosotros salimos por la puerta grande que usa el gigantesco aparcamiento, donde hicimos la "foto de familia" y nos fuimos, caminando, al muy próximo Restaurante donde disfrutamos la Comida de Hermandad previa a nuestro regreso a Madrid.

   

(NOTA : Prescindimos de los pies de foto, dado que las imágenes siguen el "programa de mano" que antecede.)

Repetiremos y ¡Gracias a todos!