Artículo de opinión

Tercera edad

Se entiende por tal un dilatado periodo desde los 65 a√Īos, o antes de acuerdo con los convenios, casi tan extenso como la vida laboral, que se caracteriza por no tener que desarrollar, por imperativo legal, ning√ļn trabajo y que l√≥gicamente se dedica a lo que nunca se ha podido realizar, por falta de tiempo, o dedicar la experiencia adquirida en realizaciones en las que se aplican los conocimientos y vivencias, en beneficio de los dem√°s y en los que no se requiere de tiempo tasado, es decir, simplemente como entretenimiento.

El sabor amargo de la jubilación

Uno de cada cinco jubilados sufre alteraciones en el estado de √°nimo que pueden terminar en depresi√≥n. No todos colman las expectativas creadas para despu√©s de los 65 a√Īos.

Es necesario prepararse, lo mas pronto posible, para afrontar esta nueva etapa de nuestra vida, que deseo a todos les llegue y sea lo mas larga y fecunda posible.

Realizar cualquier actividad, como pintar, puede ayudar a romper la rutina diaria. "¬°Toda la vida esperando llegar a los 65 a√Īos para esto!". Esto es lo que piensan un 20% de jubilados espa√Īoles decepcionados por lo que les depara la edad que les promet√≠a libertad y tiempo para hacer lo que siempre hab√≠an so√Īado.

La jubilación no cumple las expectativas levantadas; a uno de cada cinco le altera notablemente el estado de ánimo y, dentro de éstos, a la quinta parte le cuesta una depresión.

La jubilación debería vivirse como un premio. Ofrece la posibilidad de ilusionarse con nuevas metas y da más tiempo para uno mismo. En cambio, muchos observan este paso como una pérdida personal. En su mayor parte, profesionales liberales que se han realizado gracias a su trabajo, que en muchas ocasiones les otorgaba un prestigio y unas relaciones sociales ahora extinguidas.

A todo ello se suma la pérdida progresiva de salud y la mala prensa con que cuenta la tercera edad en una sociedad que aprecia la productividad y la juventud.

Aislados

El 20% de los jubilados padecen disforia sustancial. Bajo estado de √°nimo y decaimiento, como consecuencia, la persona queda postrada, se arrincona y se vuelve pasiva y poco comunicativa con la pareja y la familia. Precisamente estas √ļltimas son las primeras en darse cuenta.

El tratamiento de estos casos tiene un 95% de eficacia, los factores ambientales o sociales son f√°ciles de tratar con un cambio de conducta y de mentalidad.

Un 4% de los jubilados, que pueden caer en una depresión que llega a "postrar" al afectado. Y lo que es peor, les da por pensar "que les pasa algo. Tienen más posibilidades de enfermar" y reducen la esperanza de vida.

Las depresiones motivadas por causas orgánicas producen complicaciones cognitivas y son más complicadas de abordar. En este caso se recomienda visitar al médico de cabecera, que a su vez derivará hacia el especialista. El tratamiento será psiquiátrico o médico.

Hay que vivir el día a día

Los des√≥rdenes del estado de √°nimo en los mayores de 65 a√Īos pueden superarse "viviendo el d√≠a a d√≠a", Algunos psic√≥logos para los casos motivados por causas ambientales o sociales proponen:

* Hacer las tareas diarias: comprar el pan, el periódico...

* Las mujeres que trabajan suelen tener una vida social m√°s activa que la d√© los hombres, que deben apuntarse a hogares del jubilado o hacer alg√ļn deporte.

* Cumplir encargos de la familia.

Nuestro futuro

Pertenecer a una Asociaci√≥n, que re√ļne a los profesionales que han tenido vivencias similares a las nuestras en la √©poca laboral, recordar los viejos tiempos y estar en la vanguardia de los actuales, es una verdadera terapia, que nos mantendr√° activos y con ganas de ser √ļtiles en la sociedad en la que vivimos.

APAVE, nos da las herramientas para permanecer activos, mantener y conocer nuevas amistades y vivir, con la intensidad que nosotros mismos nos ajustemos, la profesión que ha sido el norte de nuestra existencia.

Cualquier sugerencia o comentario ser√° bien recibido y publicado en esta vuestra p√°gina.

    Descargar art√≠culo original