Veteran铆a y Juventud en La Aviaci贸n, Una Gran Simbiosis

La ilusi贸n de volar, la capacidad para hacerlo y la necesidad del estudio y entrenamiento son constantes importantes en la vida de un piloto, y eso es algo m谩s que vocacional.

La r谩pida evoluci贸n de la aviaci贸n desde sus inicios hasta ahora sobrepasan la experiencia personal de un piloto a lo largo de su vida profesional. Todo evoluciona muy deprisa. Lo que aprendi贸 en sus principios queda enseguida obsoleto y tiene que actualizarse sin pausa.

Esta circunstancia se aplica, no s贸lo a nivel personal, sino a escala profesional y social, donde las diferentes generaciones de pilotos ven pasar velozmente este constante progreso de la aviaci贸n.

Esto es as铆 y debe ser as铆.

Pero este vertiginoso camino hacia el futuro tiene un riesgo: olvidarnos del por qu茅 del vuelo, el origen de lo que hacemos ahora y que nos llevar谩 a lo que haremos m谩s adelante.
El origen y pasado de la aviaci贸n se bas贸 en la emoci贸n, el riesgo, el sacrificio. El presente se vive con entusiasmo, entrega y esfuerzo. El futuro ilusiona, se sue帽a y se estudia.
No permitamos que este proceso se diluya y se fragmente. No so帽emos sin recordar el riesgo y la experiencia. No dejemos en el olvido el gran bagaje hist贸rico de nuestros antecesores.
Volamos luciendo en el mono de vuelo los emblemas de la unidad, sin conocer muchas veces su origen y su historia. Normas y reglamentos nacieron por motivos y necesidades que ignoramos, aunque luego hayan evolucionado con el tiempo. Las maniobras en vuelo se inventaron y experimentaron para afrontar situaciones que hemos olvidado. Los principios de las t谩cticas de combate se crearon con enorme sacrificio y entusiasmo por parte de aquellos primeros pilotos. La navegaci贸n comenz贸 con la br煤jula de burbuja y mucha fe.

Y as铆 se pueden mencionar miles de hitos que configuraron aquellos principios y que se van desvaneciendo en el olvido. La historia es una gran maestra cuya ense帽anza no podemos despreciar.
Con todo esto quiero decir que es una pena que nuestros pilotos actuales vayan desconectando poco a poco de nuestros or铆genes, perdiendo as铆 un potencial hist贸rico que nunca se recuperar谩.
Por otro lado no debemos ignorar que a煤n quedan pilotos, viejos y experimentados pilotos, que vivieron otra 茅poca, que guardan vivencias y recuerdos in茅ditos y que ven tristemente como se desvanece su historia sin que las siguientes generaciones se interesen por ello y obtengan alg煤n beneficio de sus experiencias.

Estos viejos pilotos no ignoran ni se desentienden del progreso de la aviaci贸n, por el contrario siguen con sumo inter茅s su evoluci贸n, analizan las nuevas tecnolog铆as, las nuevas t谩cticas y misiones, las capacidades que surgen, las nuevas estructuras del Ej茅rcito del Aire (y ahora del Espacio), los nuevos aviones y medios a茅reos, los problemas con que tienen que enfrentarse.
No siempre lo entienden, pero investigan y buscan todos los medios posibles para estar al d铆a, admirando y, por qu茅 no, envidiando a los j贸venes pilotos que vuelan con estas capacidades y misiones, aunque al final el vuelo es siempre lo mismo: estar all铆 arriba y disfrutar de lo que pocos seres humanos pueden ver.

Juan Luis Ibarreta