Asamblea General. Diciembre de 2016

Este año 2016, la Junta Directiva acordó celebrar una Cena-Baile en lugar de la tradicional celebración de Cuatro Vientos. Pudimos conseguir un Salón del Quijote para el día 14 y un sacerdote amigo nos celebró la Misa conmemorativa por nuestros difuntos a las 19:30 en el Templo de Gaztambide. Por su situación y hora, la asistencia fue muy numerosa y representativa. También acudieron muchos parroquianos a su Misa habitual por lo que prescindimos de flashes y las únicas imágenes de ésta crónica son las de la propia Iglesia...Allí están.

Respecto a la Asamblea General, este año se celebraron dos: Una Extraordinaria y otra Ordinaria. El número de socios fue menor que otros años (hay que decir que aparte del horario -18:00- algunos se perdieron y llegaron tarde.)

La sesión Extraordinaria vino obligada por los Estatutos vigentes, pues se trataba de la Renovación de los mismos y el Reglamento electoral, como artículo único. El Sr. Presidente glosó las variaciones más significativas de su articulado, así como las disposiciones que se suprimen o varían del Reglamento, enviadas previamente en tiempo y forma, a los socios.
Todos los presentes aceptaron unánimemente (no hubo objeción alguna) la nueva redacción, con lo cual quedó acordada su presentación ante el Organismo competente para su aprobación y entrada en vigor.

En la sesión Ordinaria se desarrolló el Orden del día previsto con la información habitual (Acta año anterior, Balance económico, Presupuesto año 2017, etc, etc., sin olvidar al nuevo Vocal que fue refrendado por la Asamblea).

   

Después del aperitivo previo, en otro salón del Hotel, se procedió a la Cena de Hermandad con un menú que fue del agrado de todos. Después de los postres, con café, copa y dulces navideños (los puros…a la piscina!) se procedió a homenajear al Piloto Veterano del Año 1016.

El Presidente lo inició con unas completa "laudatio" que sorprendió a quienes no conocían a Laureano Ruiz Liaño que a sus 92 cumplidos acumula más de 20.000 horas en 46 tipos… tiene la licencia en vigor (le toca renovar en un par de meses) y sigue volando alrededor de 100 horas cada año ! Ni qué decir tiene que tras recibir el diploma y una acuarela-recuerdo de la Yodel –su caballo de batalla- agradeció la distinción y nos ilustró con anécdotas , vivencias y recuerdos que nos hubiera gustado continuar oyendo.

   


   

Pero el disc-jockey y la música nos esperaban y como Laureano continuó en "petit comité", los más lanzados empezaron a menear las caderas…¿ Cuantos y hasta cuando ? .. Como conclusión de ésta crónica: Muchos y hasta las tantas, con diversidad de valoraciones pese al acuerdo general de que la innovación cena por comida-baile resultó un éxito completo.

   

Las instantáneas que acompañan no requieren explicación (si acaso un poco más de luz y nitidez que ya no tiene arreglo. Vale